Con la cual el chico acabó corriéndose en su mano, cosa que a ella no le importó de lo cachonda que estaba.