Estaba tan cachondo que no pude resistir la tentación de follarme a mi propia hija en la cocina familiar… Como me corrí del gusto.