Mucho alcohol fue el que llevó a éstas chicas a chupar pollas en una conocida discoteca de Madrid, en la que acabaron en el parking con las bragas bajadas y abiertas de piernas para que les metieran los pollones.